juguetes de madera·navidad

Juguetes para jugar

Ya estamos en Navidad chicos! A mí personalmente no son unas fechas que me hagan demasiada ilusión, la verdad, pero eso lo dejamos para otro día, jeje.

Hoy quiero hablaros de los juguetes que les compramos a nuestros niños, y es que, aunque parece una tontería, es algo realmente importante.
Vemos los anuncios y nos volvemos locos, pensando en regalar coches que dan saltos (?), peluches con millones de funciones interactivas, consolas, etc… y yo, desde mi escasa experiencia, me hago la siguiente pregunta: ¿Cuánto caso le va a hacer mi hijo al coche que salta, al robot que baila o al oso panda que pide biberón? La respuesta ya la sabéis: como mucho cinco minutos. Los niños no quieren eso. Los niños quieren jugar a su manera y no quedarse mirando un Mickey de peluche que da volteretas, por ejemplo. Porque lo que pasa, al final, es que el niño coge el muñeco por una pata y lo rompe en menos de media hora, y nos enfadamos muchísimo porque es un bruto y no cuida las cosas. No, es un niño, y los niños juegan como quieren, o al menos, deberían. 
Gary tiene muchos, muchísimos juguetes (demasiados), pero con lo que más juega es con los bloques que veis en la foto y con una caja de herramientas que le regaló su yaya, y que tiene millones de tornillos, tuercas y un maravilloso destornillador que utiliza para arreglar casi toda la casa. Yo creo que lo importante es eso, que sean juguetes que ellos identifiquen como reales: su papá utiliza destornilladores y tornillos y, por eso le gustan.
Además, creo que es necesario que sean juguetes que estimulen su imaginación, no solamente un tipo de juego establecido y que de ahí no puedas salir. Por ejemplo, estos bloques de madera pueden ser una torre altísima que destrozar en cuanto esta montada, un tren, un castillo, o algo que arrojar a la cabeza de mamá cuando se despiste. Y se lo pasa pipa. Además Gary es de apilar cosas, todo lo que pilla…hace unas montañas maravillosas de nuggets. Al final, las cosas más sencillas es lo que más les gusta.
Cuántas veces hemos escuchado eso de: ¡Me ha costado el camión 50 eurazos y el niño se pone a jugar con la caja! Pues ahí lo tienes. Con la caja el puede hacer lo que le de la gana: meter y sacar cosas, ponérsela en la cabeza, meter los pies (o él entero si la caja es grande). Ellos no entienden de precios ni de últimos modelos.
Otra cosa que os quería contar es que yo soy súper fan de los juguetes de madera. Para mí son tan bonitos y tan especiales…(de hecho Papá Noel solamente va a traer cosas de madera este año). Porque además de bonitos, se dice que estimulan los sentidos, la creatividad, la imaginación. 
Me encanta el olor de los juguetes de madera, me encanta el sonido que hacen dos cubos cuando chocan o cuando caen. El tacto, el olor, la presencia. Me parecen juguetes mucho más especiales y mucho más útiles para mi niño de 18 meses que cualquier otra cosa electrónica (además de contaminar menos). 

Como ejemplos de regalitos que he comprado este año:

– Los coches de madera de Ikea. En realidad los coches están agotados y he comprado una grúa, pero seguiré buscándolos porque me encantan y a Gary también. En la guardería a la que vamos a jugar tienen casi todos los juguetes de Ikea, entre ellos, verduras de peluche y de madera, muñecos y animales de peluche, y os puedo asegurar que los nenes se vuelven locos. También unos vasitos apilables que ya le he dado porque no podíamos resistirnos

– Un Arca de Noé de madera. Este lo fui a buscar al Lidl. Allí también le cogí una especie de caja con actividades, de madera también. Muy bien Lidl por esas ofertas en juguetes, hay mucha variedad y a muy buen precio. Los dos juguetes me costaron unos 24 euros.

– Un juego de estos de meter aros en un palo (no se como se llama ese juego, ni de que marca es). Lo encontré en una tienda de ropa y me enamoré porque no son solamente aros redondos, sino que hay algunos planos, y eso da muchas más posibilidades. Se perfectamente que lo último que van a hacer esos aros es estar dentro de un palo.

Por cierto, los bloques de la foto son de Imaginarium, creo que cuestan unos 16 euros pero me parece un dinero bien invertido. En Imaginarium también encontraréis juguetes maravillosos y adecuados para cada edad.

Bueno y aparte de juguetes, pues gorritos y guantes para el frío que ya aprieta. A mi madre le hemos pedido la cocinita, porque en la guarde le gusta mucho, y su otra yaya ropita chula para que vaya bien guapo.

Y dicho esto, recordaros que esto es sólo mi opinión como mamá, desde el corazón y desde mi propia experiencia.
Que tengáis una muy feliz Navidad y que los Reyes y Papá Noel os traiga todo lo que deseéis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s