Sin categoría

Nueva etapa: ¡Al cole!

Es difícil dar este paso, nunca pensé que tanto. Empieza una nueva etapa en nuestras vidas, principalmente en la tuya, y ni siquiera me he dado cuenta de cómo hemos llegado tan lejos.

En menos de dos meses empiezas “el cole”, que no es tal, pero la palabra guardería me suena rara. Así que lo dejaremos en “el cole”.


¿Porqué? Aún no lo sé bien. Tengo muchas razones para creer que es lo mejor para los tres. Y tengo muchísimas más para creer que lo mejor para los tres es estar juntos.

Por logística no es. Aunque afortunadamente he empezado a trabajar y algunas semanas me toca turno de mañana, tengo una lista de por lo menos cinco personas que pueden quedarse contigo sin problema y encantados. Pero no quiero que algo puntual se tenga que convertir en una obligación para nadie. No quiero ir de arriba a abajo, pasando horarios a la yaya, al tío, a la prima…a ver quién se puede quedar con mi niño mañana. Creo que es mejor para ti seguir una rutina y un horario, que el no saber lo que tocará al día siguiente. (Modo autoconvicción)

Lo cierto es que creo que en casa te aburres como una ostra, como un saco de patatas. Que nos pasamos la mañana (hasta que llega papi, que con él no se aburre nadie) de “pelea”, tú pidiendo dibujos de los que yo no quiero abusar, y evitando darte comida de la que tu abusarías sin duda. Sacando de mi maleta de Mary Poppins todos los recursos que fui capaz de almacenar en la Universidad, a los que tú no haces ni caso la mitad de las veces. El agua, la plastilina, las canciones, los cuentos, los dibujos (sí, también, y muchos), las pinturas, el parque…y todo es poco, porque tienes la energía de siete soles. Que, por otra parte, me encanta porque creo que es lo ideal para tu edad, pero yo no se gestionarla y la mitad de las veces no sé qué más hacer para que te diviertas. Ya sé que este año se ha puesto de moda el que los niños se aburran, pero aburrido eres una bomba de pataletas y yo no tengo tu energía.

Creo que necesitas estar con niños de tu edad. Bueno, hoy me han recordado que no lo necesitas, pero me gusta creer que sí, me hace sentir mejor. Justo ayer nos encontramos con unos conocidos que tienen una niña de tu misma edad y daba gusto veros correr por la plaza, reír, hablar de vuestras cosas (a saber), entrar a las tiendas a liarla. Ver que realmente te lo estabas pasando bien y que no querías por nada del mundo volver a casa.
Veo también como te lo pasas con tus primos, y ahora también tus primas (¡benditos primos!), que te aportan otras cosas distintas a las que te podemos ofrecer Papi y yo. En casa no hay hermanos presentes, así que los primos son un  buen recurso más de tres días a la semana, y ellos encantados. Sé que en el cole te lo pasarás genial con dieciocho niños más de tu edad con los que poder correr hasta el ataque de tos, pelearos de vez en cuando y reíros hasta que os duela la barriga.
(Nota a mí misma: tengo que comentar lo de los ataques de tos).



Creo que necesitamos otro tipo de rutinas en casa que a día de hoy hemos sido incapaces de conseguir, como el sueño por ejemplo. Quizá no ayude, pero la coletilla de todo el mundo cuando dices que se acuesta tarde es: “Ya verás cuando empiece la guardería como está más cansado y se duerme pronto”. Bueno, un motivo más para autoconvencerme. Aunque hemos ido al Racó casi toda tu vida, y después de la siesta la energía ha sido la misma de siempre.

Pero te voy a ser sincera. Yo también lo necesito. Aunque me cueste reconocerlo, he dado dos años de mi vida,  24 horas al día, sin descanso ni vacaciones. Y los he dado encantada porque así lo he querido, porque yo quería estar contigo todo el tiempo del mundo y más. Pero siento que ahora ya puedo permitirme un ratito al día, que tú estarás bien, y yo tendré algo de tiempo a solas. Tiempo para hacer la comida tranquila, para hacer las tareas e ir a la compra sin tanta prisa y sin sentirme mal porque no estoy atendiéndote. O para tomarme un café con una amiga si es lo que me apetece, y poder hablar de  nuestras cosas. O para no tener que pedir cambios de turno en el trabajo. Para pintarme las uñas de una manera decente por fin. O para lo que me dé la gana.

Tiempo para mí. Porque hace dos años que solamente soy madre. Que apenas soy mujer, y casi nada me queda de humana. Madre a tiempo completo de lunes a domingo. Y aunque es lo que siempre he soñado, necesito recuperar esa pequeña parte que queda de mí misma, ésa que era antes de conoceros a ti y a Jael. Aunque sólo sea por tres horas al día. Sé que son cosas que carecen de importancia, lo sé. Sé que hay millones de personas deseando no tener tiempo para ellas. Pero eso, que mi pequeña parte de humana pide a gritos algo de libertad y espacio.

Como contrapartida, sé que te echaré muchísimo de menos. Sé que esas tres horas al principio se me harán eternas, y cómo te de por llorar…soy capaz de no llevarte más.
Por no hablar del runrún que provoca el entorno recordándote las cosas que salen sobre algunas educadoras en las noticias. Si, es un extremo, pero también está ahí, soy así de dramática.
Que me aterroriza pensar que tu espíritu  potente cree más de un disgusto y te pongan en la silla de pensar, o que seas tú el que salgas con mordeduras y arañazos. Que saldrás. Me aterroriza pensar que estarás tres largas horas echándonos de menos, aunque sé que al cabo de dos semanas ya no será así y estarás deseando ir. Y me cuesta pensar que voy a estar tres horas al día perdiéndome todas tus monerías y payasadas.

Pero lo que más pena me da, es que el tiempo una vez más ha hecho su trabajo. Te estás haciendo mayor, y poquito a poco te vas bajando de mi regazo. Vas a ir a un lugar dónde te van a enseñar muchísimas cosas, y serás cada vez más autónomo y más independiente. Y yo sólo podré acompañarte en tu nueva aventura, nada más.

En el fondo, sé que nos irá bien a los tres. Sé también, que yo lloraré más que tú en nuestro proceso de adaptación. Pero lo necesitamos. 
Se te abren nuevas puertas chiquituelo. Y yo, una vez más, voy a aprender contigo y de ti.

3 comentarios sobre “Nueva etapa: ¡Al cole!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s