apoyo·bebés fallecidos·duelo gestacional·familia·tribu

Cuando alguien a quién quieres pierde un bebé




He recibido algunos mensajes últimamente de familiares y amigos de padres en duelo, y casi todos tenéis las mismas dudas: ¿Qué le digo? ¿Qué hago? ¿Qué puedo hacer para ayudarlos?
Bien, para mí sólo el hecho de que os hagáis estas preguntas me parece algo muy positivo para esos papis. Un buen apoyo por parte de las personas que les rodean es el primer paso para la elaboración de un duelo sano, y si te haces estas preguntas es porque los quieres y los apoyas.
No soy experta en terapias familiares ni mucho menos, lo que sé es lo que me ha proporcionado mi propia experiencia con la muerte de Jael y nuestra relación con el entorno. Algún día os contaré cómo fue nuestro duelo (aún no estoy lista).
Me gustaría partir de la base de que no puedes hacer nada para que estén “mejor”. Me explico: la muerte de un hijo es algo que no se puede explicar con palabras. Es un vacío tan y tan grande, que nada de lo que digas o hagas podrá cambiar ese dolor. Lo que sí puedes hacer son algunas cosas para que no se sientan peor. A continuación, enumero algunas que a mí me parecen importantes:

  • Ayudar en las tareas cotidianas. Puede parecer una tontería, pero levantarte de la cama (si es que te levantas) y ver el cesto de la ropa sucia desbordado, una pila de platos por fregar y el polvo rodando por la casa al estilo Far West, no ayuda. Los días posteriores a la muerte de Jael parecía que teníamos el síndrome de Diógenes. Aparte nos pilló en plena mudanza, así que podéis imaginar el desastre de casa. La casa es sólo un reflejo de lo que esos papis llevan por dentro: el desorden, el caos. El cuerpo duele (si, también hay dolor físico en el duelo) y no hay ganas de hacer NADA. Así que una ayudita de vez en cuando con el hogar se agradece y nos sirve de muchísimo.


  • En relación con lo anterior, hablemos de la comida. Si no hay ganas de limpiar, imagina de cocinar. Lo que menos te apetece es hacer algo para nutrirte, sea al nivel que sea. Puede ser que esos papis pasen el día sin comer o que se tiren a la comida basura, algo que no ayudará tampoco a que se sientan mejor. Preparar algo de comer y acercárselo a casa es una muy buena opción si queréis echar una mano.


  • Evitar las frases hechas y los “tienes que”. No hace falta estar constantemente dando consejos de lo que tienen que hacer, de lo que tienen que pensar. Nada de lo que digas les ayudará a no estar tristes. Mejor no decir nada. De verdad, no ayuda nada el estar escuchando constantemente que tengo que salir, que tengo que seguir con mi vida, que tengo que estar feliz. Unos padres en duelo necesitan saber que se les reconoce el derecho a estar tristes y que es perfectamente normal que lo estén. Recuerda que lo que les ha pasado no tiene nombre, así que no hay palabras de consuelo posibles. Os dejo el enlace a un post antiguo sobre las cosas que NO hay que decir a unos padres en duelo: Cuando no sepas qué decir


  • Dejarles llorar. Nos cuesta horrores ver a las personas que amamos sufriendo, es comprensible. Pero una de las cosas que más ayuda cuando estás en duelo es poder llorar acompañado. Los “no llores” que nos salen siempre, no son beneficiosos. Esos padres van a llorar igual, pero si no reciben el apoyo necesario lo harán a solas. En vez de eso, intenta darle la mano, sostén sus emociones y anímale a que lo haga, a que se deje llevar por lo que siente. Sólo así podrá sanar todo lo que lleva por dentro.


  • Intenta no apoyarte en ellos. Si tu mismo tienes relación familiar con el bebé fallecido (es tu nieto, sobrino, etc), también estás en duelo y también estarás triste y desolado. Pero piensa que jamás sentirás el mismo dolor que sienten sus papás, y esto es así. El otro día M., mami de un ángel, me contaba que su madre cada vez que la ve se deshace en llantos, lamentándose de no tener a su nieto con ella. Perder un nieto debe de ser horrible, pero no estás sufriendo más que su propia madre. Y aquí me pongo seria. Bastante dolor sienten esos padres que acaban de despedirse de lo que más han amado, como para tener que soportar también tu dolor y tener que hacer el esfuerzo sobrehumano de consolarte a ti. Piénsalo, no tienes derecho. No les des esa carga, seguro que hay más personas con las que poder desahogarte. Has de estar ahí para ellos y no al revés, ellos no tienen fuerzas ni para sí mismos.


  • Déjales espacio. Es posible que no quieran estar rodeados de gente, ya sean familiares o amigos. Es posible que se aparten de todo y se sumerjan en su dolor. Es perfectamente normal y respetable. Recuerdo que cuando estaba en duelo todo me molestaba. Si venían a verme estaba deseando que se marcharan, y si no venían me sentía abandonada y sola. Me molestaba el ruido y me molestaba el silencio. Además, salir a la calle suponía siempre encontrarte con alguien que te soltara la típica frasecita de rigor. Llama siempre antes de ir, y pregúntales de vez en cuando (sin obligar) si quieren salir a tomar un café, pero dales su tiempo. Poco a poco saldrán de su cueva del dolor.


  • No les reproches nada. Me refiero a las cosas que se hicieron o no se hicieron durante el embarazo, durante la corta vida del bebé o incluso durante su entierro/incineración. Puede pareceros una bestialidad que alguien haga algo así, pero se hace. A veces sin darnos cuenta, una simple frase puede ser todo un reproche que va directo al alma. “No pude verlo”, “Ni siquiera pude cogerlo”…¿os suena? A mi sí. Y es algo que se graba a fuego. Cada uno hace lo que cree mejor conforme a sus creencias y sus posibilidades. Nunca estamos preparados para algo así, simplemente hacemos lo que podemos. En vez de lamentarte por lo que no pudiste hacer, intenta decirles que también querías a ese bebé y que también lo recuerdas.

  • Y la que me parece más importante: no hagas como si no hubiera pasado nada. Lo que ha pasado es MUCHO, ha muerto su hijo, y con esconderlo bajo la manta y no nombrarlo jamás lo único que conseguirás es que cada vez se alejen más y no confien en ti para poder hablar de su bebé. Creo que lo más doloroso de este duelo es el silencio, pero sobretodo el silencio de las personas que queremos. Que nadie nombre a tu hijo en las reuniones familiares, o que se note la tensión cuando lo nombras tú. Esa sensación de que solamente tú lo recuerdas y solamente a ti te importa. Cuando escuchamos el nombre de nuestro hijo fallecido nos parece la música más bella del mundo, así que puedes hablar de él, pronunciar su nombre si lo tiene, pero siempre desde el amor que es lo que necesitan. Si los papás no quieren que lo hagas te lo harán saber, pero dudo que sea el caso.

Estas son sólo algunas ideas, pero creo que la base está en no intentar que estén bien. Cuando estamos en duelo nos sentimos muchas veces empujados a sonreír, a estar alegres, a hacer la vida que hacíamos antes. Y no se puede, es imposible. El apoyo tiene que partir de la base de que durante un tiempo, el que ellos necesiten, van a estar tristes, enfadados, dolidos…por etapas o todo al mismo tiempo. Lo ideal sería que pudiéramos estar ahí ofreciendo nuestros hombros, sosteniendo sus emociones y facilitándoles el camino. Pero el camino han de hacerlo, por duro que sea.

Quitarnos de encima el peso que supone intentar animar a alguien que está sufriendo tanto. Acompáñales en el duelo, pero sin pretender que “se les pase”. Recuerda que nada de lo que digas o hagas puede borrar esa pena que ahora mismo sienten. Sólo hazles saber que estás ahí, que entiendes que están pasando un momento duro y que tienen todo tu apoyo.
Y no exigirles nada. Que no te llamen, que no te visiten, que no cuenten contigo, que no acudan a las comidas en familia. Es perfectamente normal y tenemos que ser un poco comprensivos y empáticos. Sentirse forzado a hacer algo cuando estamos en duelo supone un sobreesfuerzo emocional enorme, y es totalmente innecesario. Bastante esfuerzo supone el seguir respirando.

Espero que os haya servido de algo esta “mini guía”, porque unos papás en duelo necesitan mucho de todos los que le rodean. Y si eres papi o mami en duelo y se te ocurren más ideas, te invito a que me las hagas saber.

Gracias.

Un comentario sobre “Cuando alguien a quién quieres pierde un bebé

  1. Pingback: Mi duelo y yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s