cesarea·cesarea programada·parto·tribu

Cesárea también es parto

Me molesta enormemente que me digan que no he parido a mis hijos. Y lo digo así, sin vaselina y sin ornamentaciones. Me jode lo más grande. Quizá cualquier experto/a en psicología diría que lo que tengo es un trauma, un duelo no resuelto, asuntos sin solucionar, conflictos con mi cuerpo, con mis partos…lo que digáis. Pero me jode. Y punto.
Quizá porque soy una rebelde sin causa, una “gruñona” como me dijo mi amigo el psicólogo, y lo que me gusta realmente es quejarme por todo. Sí, puede ser. Y después desahogarme y escribirlo aquí, porque sé que a las demás también os jode.

Que no he parido a mis hijos. Que no he sentido el dolor, la oxitocina, el trabajo en equipo. Que no he parido. Que una cesárea no es un parto. Y lo dicen a menudo y creyendo que tienen la verdad absoluta. Os cuento. No debería molestarme en ello, pero os cuento:

Dolor. He sentido más dolor del que puedas llegar a imaginar. He sentido como mi cuerpo se partía en dos a cada paso, a cada movimiento en la cama (de la que, por cierto, no te dejan levantarte hasta 24 horas después…y menos mal). A cada tos y a cada estornudo, porque el karma es así y resulta que en esos días te dan bastantes ataques. He sentido tirar de mi piel unos quince puntos durante quince días, mientras amamantaba a un bebé que me daba unas lindas pataditas justo ahí. Y esto sólo en el parto de Gary, que el parto de Jael se llevó de regalo tres días con sus tres noches de contracciones cada tres minutos. Y para ese dolor no hay epidural. Una cesárea, amiga mía, DUELE. Mucho.
Y lo mejor de todo es que necesitarías un tiempo para recuperarte, por lo menos para volver a andar de forma decente. Y no lo tienes, porque ya tienes un bebé en tu vida.

Oxitocina. Cero. Y es jodido. No quieras saber cuánto.
Trabajo en equipo. Cero. A no ser que te refieras al equipo médico, ellos si estaban juntos trabajando. Yo estaba sola. En las dos cesáreas. En la primera incluso estaba dormida completamente. Así que sí, te doy la razón en eso. Fui un simple componente en los partos de mis hijos. También hay partos vaginales cuyas dueñas son meras espectadoras, y no por ello son menos partos.

Es cierto que esto es una rabieta más. Que estoy frustrada, si. ¿Sabes? Me hubiera encantado tener unos partos normales y felices. Haber parido en casa, o en una piscina. Me hubiera encantado que Raúl hubiera cogido mi mano en cada contracción y me hubiese dado la seguridad de que todo iba a ir bien. Me hubiera gustado sentir la fuerza de mi hijo en cada pujo. Tener un parto natural, coger yo misma a mi bebé. Disfrutar de nuestra “hora sagrada”. Hubiera sido un sueño. Pero no fue así, y eso me enfada y me ha dejado una herida aún más grande y más profunda que la cicatriz que te enseño. El problema de que lo que digas me afecte no es tuyo, sino mío. El problema de no querer ver más allá de lo que crees ya es otra cosa. Para mí supone un desgaste inútil intentar convencerte. Y me molesta lo que dices no porque lo digas, sino porque no tienes ni idea.

No me digas que no he parido a mis hijos. He sentido el miedo a que algo saliera mal, igual que tú. He esperado paciente (o no) durante seis y nueve meses. He deseado ver su carita en una simple ecografía, igual que tú. He deseado que el parto terminara de una vez para poder abrazarlo, y me he deshecho en lágrimas cuando por fin he podido tocarlo. Igual que tú.

Así que sí, te lo afirmo, HE PARIDO A MIS HIJOS. A los dos. Quizá no hayan sido los partos más ideales, ni los más respetados, ni los más sanos, ni los más bonitos. Vamos, que han sido los partos más desastres de la historia, esos que nunca verás en una peli de las ñoñas. Pero han sido los míos, mis partos, los dos momentos más importantes de mi vida. Y sí han sido partos.

No pienses que soy una defensora a muerte de la cesárea. No lo soy ni de lejos. Las cesáreas deberían estar únicamente para salvar vidas y, desgraciadamente, no es así. Se hacen de forma indiscriminada y se hacen muchas veces a petición de la misma madre. ¿Porqué? No lo sé. Eso es algo que solamente sabe la que lo elige, por sus miedos, por sus creencias, por falta de información…por lo que sea.
En todo caso, es SU parto. Y sí, una cesárea programada también es un parto, aunque no hayan contracciones, ni trabajo en equipo, etc. Que no es lo ideal, lo sabemos. Pero es otra forma de parir, te guste o no. Si no es un parto, ¿Qué es entonces?

A mí me parece ofensivo. Partos de primera y de segunda. Y no entro en el: “No eres menos madre por…”, que eso está muy visto y además, no creo que lo que quieras decir sea eso. No voy a ir por ahí, me parece pueril y sin sentido. Pero si hay un componente de “yo he sufrido más” que pica y que molesta. Primero porque cansa, porque parece que tengamos que competir a base de sudor y lágrimas. Y segundo porque no es cierto. Tú has sufrido lo tuyo, y yo lo mío.
Nuestros hijos se han creado de igual forma, en el mismo sitio, sólo que han salido por caminos diferentes. El tuyo, por el camino natural y mamífero, por el que llevamos escrito en los genes para cuando las cosas salen bien. Los míos, por una puerta sagrada de nacimiento (gracias Anna Escudé). La puerta que me ha permitido conocer a los dos grandes amores de mi vida. La puerta que, eso sí, espero no abrir nunca más…aunque nunca se sabe. Sería precioso que las mujeres pudiésemos acompañarnos sin juicios en nuestras maternidades, aunque nuestros caminos  y nuestras decisiones sean distintos.

Y termino, desahogada, más ligera y con una piedra menos en mi mochila. Y sólo te diré una última cosa (bueno, dos):


“Cesárea también es parto. La programada también”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s