cesarea programada·discapacidad·madre soltera

Cómo ser madre soltera (y no morir en el intento)

Conocí a Montse en el espai familiar “El Racó”, al que iba con Gary prácticamente desde que nació (como ha empezado la guarde, lo hemos tenido que dejar, aunque no descarto ir al grupo de tarde).
Cuando conoces a alguien por primera vez creo que es inevitable hacer juicios y prejuicios, la mayoría de ellos equivocados de principio a fin. Pero Montse desde el primer momento me sorprendió con su energía y su vitalidad, una mujer siempre sonriente y dispuesta a cualquier actividad. Y después, hablando, compartiendo, conociéndonos…me di cuenta de que detrás de todo aquello había una gran historia que merece ser contada.



Montse se quedó embarazada apenas sin saberlo. Los médicos aseguraban que lo tenía difícil, así que ella, aunque era su deseo de toda la vida, apenas tenía esperanza. Mantenía una relación algo intermitente a distancia (a grandes distancias), y en uno de esos viajes ocurrió el milagro de la vida. Cuando se lo confirmaron tras una analítica no lo podía creer: ¡estaba embarazada! ¡y de dos meses!
Elay, su bebé, estaba apareciendo en su vida contra todo pronóstico y, aunque los de la bata blanca le aconsejaron no seguir adelante, nada podía frenar ese amor de madre que ella ya sentía.
Montse tuvo un embarazo entre heparinas, revisiones y comentarios inapropiados, pero sobretodo, feliz. Tuvo que someterse a una cesárea programada, complicada y con miedos, pero por fin pudo encontrarse con el amor de su vida al otro lado de la piel.
Del “padre” no vamos a hablar, no es necesario, pero si diré que la palabra le queda grande, enorme, y a los pocos meses de vida de Elay decidió seguir otro camino.

Así que Montse ha criado a su bebé, a su niño, prácticamente sola. Sus padres fallecieron hace tiempo, y su ayuda más cercana es la de su hermana y sus sobrinas. Ella afirma que su sueño siempre fue ser madre, y que aunque no hubiera tenido pareja su planteamiento era intentarlo. Y sabemos que cuando una mujer quiere ser madre, pocas fronteras pueden impedirlo.


El otro día estuve en su casa, le planteé la idea de escribir este post. Me parece de suma importancia porque hay miles de mujeres cuyas parejas deciden desentenderse, y se quedan con una familia formada, con un bebé que necesita de muchísima atención, con poca o ninguna ayuda, y con una soledad enorme en el alma. Y ella accedió, y me contó muchas cosas que se nos escapan a veces.

Como por ejemplo, el tema de la economía. No es lo mismo dos sueldos que uno, eso es pura matemática de primaria. Montse cobra una pensión, y asegura que muchas veces tiene que hacer malabares para llegar a final de mes. La comida, la hipoteca, la ropa de Elay, la guardería, etc… Gastos que tenemos todos, pero que la mayoría compartimos con nuestra pareja. Recordemos que si eres madre soltera, tu hijo no recibe manutención tampoco.

O el tema de la logística familiar. Montse no tiene nada de tiempo para ella misma. Sale a comprar con Elay, se ducha con él, va a todas partes con él. Dice que no quiere abusar de su familia a no ser que sea estrictamente necesario, así que no disfruta de tiempo libre. Ahora el peque ha empezado también la guardería y, aunque ella no me lo haya dicho, imagino que es en parte por este motivo.

Y después, cómo no, el tema de los comentarios de los vecinos. Elay es “morenito”, de raíces cubanas, así que mucha gente le ha preguntado si es adoptado. “Claro, como no tienes pareja y es tan moreno, pensaba que…” Si, todas tenemos que aguantar frasecitas que no vienen al caso, es toda una ciencia por estudiar.

Pero me cuenta que también tiene su parte positiva, como por ejemplo, el criar y educar a tu hijo como a ti te parezca mejor, sin tener que consensuar ni dar explicaciones. Sin tener que hacer el esfuerzo que hacemos la gran mayoría para ponernos de acuerdo en temas como el colecho, la alimentación, etc. Porque, seamos honestos, todos venimos de un padre y de una madre y no tenemos porqué estar de acuerdo en todo.




Montse tuvo un accidente cuando tenía 19 años, y como consecuencia de ello no ha vuelto a caminar. Su discapacidad para ella es igual a adaptación, es decir, su vida como la conocía ya no era posible, así que tenía que aprender a vivirla de otra forma. Y aprendió, y lo hace fabulosamente.

Ella cree (y yo también lo creo) que Elay no ve en ella una discapacidad, y que crecerá con una sensibilidad y unos valores muy distintos al resto de los niños. Elay conoce perfectamente las limitaciones de su madre, al igual que Gary conoce las mías, y para él es algo normal de su vida diaria. Es lo que debería ser para todo el mundo.


Y entre sus limitaciones, están la falta de paciencia, el estrés. Algo normal que sufrimos todas las madres del mundo (tú también, no mientas) y que imagino que se magnifica cuando no puedes apoyarte en tu pareja. Y entre sus mayores miedos, creo que el de todas también: No ser buena madre, no ser suficiente. Miedo a fallarle en algún momento, que él la necesite y ella no esté ahí.

La sociedad muchas veces niega a las mujeres con discapacidad el derecho a ser madres, a crear vida. Esto es así. Se hace de manera inconsciente la mayoría del tiempo, pero una mirada de lástima, un comentario inadecuado…lo que transmiten realmente es: “¿Cómo te has atrevido?
Pues porque ha querido, porque ha podido y porque puede. Porque os aseguro que se las apaña muchísimo mejor que yo y que muchas familias (totalmente en serio os lo digo) y porque ¡no tendría porqué ser de otra forma!

Este es mi pequeño homenaje, para ti y para todas las madres que os enfrentáis solas a la crianza de vuestros hijos. Y sólo os puedo decir que lo estáis haciendo genial, y que sois todo un ejemplo para muchas. Ánimo valientes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s