propósitos

Propósitos para el 2017

Nunca antes había hecho esto. ¿Porqué? Por pereza, básicamente. O por evitar el conflicto interno de hacerte un propósito y no cumplirlo. Por no decepcionarme a mi misma, supongo. Pero este año es diferente, y creo que necesito propósitos nuevos, aferrarme a ellos y, sobretodo, cumplirlos.

El 2017 viene cargado de sueños por cumplir, de proyectos, de oportunidades, de caminos y de nuevas etapas, tanto para mí como para mi familia. Así que si, necesito una guía y un plan de acción, empezando por mí misma.

Por lo tanto, aquí va mi lista de propósitos para el año que empieza:

 

10propositos-para-el-2017

 

  1. Dedicarme más tiempo a mí misma. Tiempo para leer, para estar sola si lo necesito, para maquillarme si me apetece o pintarme las dichosas uñas. Tiempo para mí, treinta minutos a la semana aunque sea. Pero que sean unos minutos exclusivamente míos, no de la casa, ni de Gary, ni de Raúl, ni del blog…míos.
  2. Cuidarme más. Un poquito más por lo menos. Lo que implica, por ejemplo, ir a dormir antes (mucho antes). O visitar ese gimnasio que se cobra una cuota mensual pero que apenas piso. Me propongo concretamente acudir, por lo menos, una vez por semana. Sé que es poco, pero quiero cumplir estos propósitos, así que voy a ser muy realista.
  3. Comer mejor. Que me gusta mucho el chocolate después de cenar, la comida basura (aunque ya no abuso de ella) y la Coca-Cola, aunque sea Zero. Y me gusta muy poco la verdura, apenas como fruta y bebo poquísima agua. Soy todo un desastre en nutrición, soy consciente, y ese es el primer paso: saberlo y cambiarlo. Me parece importante además porque tengo que dar ejemplo. Así que este año me propongo evitar las chuches y las cochinadas y probar recetas más sanas. Me propongo beber más agua y disminuir los cafés que tanto necesito y que tanto me han acompañado estos últimos años. ¡Ojo! Que pienso disminuir el consumo, pero como se dice, a nadie le amarga un dulce 😉
  4. Pasar más tiempo con mi familia. Que no es que ahora no lo pase, pero el poco tiempo que tenemos juntos es mientras hacemos la cena, o mientras recogemos la casa. Los tres juntos, pero cada uno a su rollo. Uno de los propósitos más importantes de este año ha de ser ese: hacer una actividad en familia a la semana (como mínimo). Creo que no hacen falta grandes “eventos”. Una tarde en el parque o un paseo en la naturaleza ya es compartir tiempo de calidad. Y muy ligado a éste, otro propósito:
  5. Dedicarle más tiempo a mis hijos. Como no podía ser de otra forma, a los dos. A cada uno la parte que le toca. Gary se lleva la gran parte de la atención y esto ha de ser así. Él es el que está y el que me necesita, y me necesita presente y consciente. Pero hay ratitos que son de Jael y también han de ser suyos: un pensamiento, una sonrisa, un recuerdo…o todo un post. Una vez alguien me dijo que estaba “confundida” con los tiempos. Algo así como que quería estar aquí, pero estaba “allí”, y con el “allí” se refería a Jael. Pues si, es cierto que hay etapas, meses del año, en los que mi mente, mi energía y casi todos mis pensamientos iban dedicados a él, y eso me hacía estar menos conectada con el presente. Por eso creo que es importante proponerme un ratito al día exclusivo para pensar en él y dedicarle mi atención, para después volver a dedicarla a quién más la necesita.
  6. Organizarme más y mejor. Un trabajo de pagar facturas, un niño de dos años, una casa, un proyecto en mente y casi casi en marcha, cuatro cursos, un blog… O me organizo o no haré nada a derechas. Una agenda, un tiempo para cada tarea, concentración y pedir ayuda. Esos son mis propósitos para conseguir llevarlo todo para adelante sin que todo acabe en desastre. Y muy pero que  muy importante: evitar embarcarme en nada más, porque siendo realista, no puedo con nada más. Así que, por favor, ¡no me mandéis más información de cursos hasta el 2018 por lo menos!
  7. Cero procrastinar. Como por ejemplo, cuando hablas en mil grupos de crianza de Facebook; cuando te suena el despertador y tardas una hora más en levantarte (o duermes o levanta, pero ¡haz algo!); cuando le das un repaso y otro a las redes sociales, de arriba a abajo. Todas esas pequeñas cosas que te quitan una enorme cantidad de tiempo y que, al final, ni te dejan descansar ni te dejan trabajar. Me propongo seriamente aprovechar el tiempo que tengo, y si tengo que descansar que sea así. Uno de los pasos a seguir es levantarme (levantarme, no despertarme) media hora antes cada día, y seguro que le saco provecho.
  8. Casarme. Siiiiiiiii casarme!!! Raúl me pidió matrimonio el día que nació Gary y hasta hoy… Como estamos a dos velas, hemos ido posponiendo el asunto. Pero este año hacemos diez años juntos, y nos parece súper especial que la boda sea este 2017. Y estamos entre dos aguas, porque seguimos a dos velas: o casarnos a un nivel súper íntimo (padres y hermanas) o hacerlo muy “a lo tirado” y así poder invitar a más gente. Como dato, por si me queréis dar ideas, me quiero casar por el juzgado, pero me gustaría hacerlo con mi súper vestido de novia. Así que, propósito del año 2017: ¡bodorrio!
  9. Cuidar mi parte emocional. Pensar más en mí, conocerme más, quererme más. Permitirme cometer errores, abrazarlos y aprender de ellos. Permitirme también las caídas, los tropezones, las desilusiones. Perdonarme. Dejarme llevar, que el viento y el destino ya saben a dónde. Aceptarme tal y como soy pero, eso si, intentar ser un poquito mejor cada día. Ser más asertiva. Eliminar de mi mente la terrible idea de la perfección, porque no soy perfecta ni lo seré jamás. Ni quiero serlo, claro que no. Querer más también a los demás, demostrar más y, simplemente, “estar” más. Trabajar más en la paciencia y en la empatía, y hacer alguna que otra llamada a las personas a las que echo de menos.
  10. Seguir soñando. Eso siempre. Que no se quede aquí, que el año que viene tenga miles de propósitos nuevos. Y nuevos proyectos, nuevos pasos a seguir y nuevos caminos que se cruzan. Pienso y creo que los sueños son los verdaderos motores. Metas que alcanzar, pruebas a superar. ¿Qué haríamos sin eso? ¿Hacia dónde caminaríamos? Siento que, por mucho que me agobie el trabajo a realizar o por muy atareada que esté con las formaciones, lo hago porque quiero, porque me gusta y porque deseo llegar a un puerto en concreto. Sin mis sueños, simplemente, me dejaría arrastrar por la corriente. Así que quiero cumplir mis sueños, pero quiero muchos más diferentes, nuevos y lo más locos posibles, para que no me permitan quedarme inerte.

 

Como podéis ver, tengo mucho trabajo por delante este año, pero nada que no se pueda conseguir esforzándome un poco y poniendo consciencia a lo que hago día a día. Desde luego que si consigo cumplirlos todos, este será un gran año para nosotros, así que ¡voy a por ello!

Y como siempre, si queréis, os lo iré contando todo. Gracias.

Esta es mi “pequeña gran lista”. Y tú, ¿Qué propósitos tienes para el 2017? Puedes contármelo en los comentarios, quizá me copie de alguno 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s