crianza·familia

10 consejos para padres primerizos

Diez consejos para padres primerizos

Siempre hemos escuchado la típica expresión de que un niño viene con un pan debajo del brazo, pero lo cierto es que lo que no traen consigo es un “manual de instrucciones” que a más de a un padre o a una madre primeriza ya les gustaría. La paternidad es un reto del que vamos aprendiendo poco a poco. Nadie nace sabiendo cómo criar a un hijo. Es normal que en los primeros días os sintáis confusos con cada llanto y tardéis en reconocer lo que le pasa al recién nacido. Sin embargo, esto es cuestión de tiempo y muy pronto entenderéis su comportamiento. Mientras tanto, os dejamos diez consejos sobre el cuidado del bebé que os vendrán de perlas.

1.- Habladle con ternura para relajarle. Un recién nacido no es tan distinto a un adulto. Enseguida notan la tensión del ambiente o los nervios de la persona que lo coge por primera vez. Si queréis relajarle, pensad en lo que a vosotros mismos os gustaría. Es recomendable darles masajes regularmente, hablarles con mucha delicadeza, cantarles nanas al oído en voz baja, ponerles música y acariciarles. Hay que probar varias técnicas hasta que demos con la tecla para calmarlo y que deje de llorar.

2.- Responded a su llamada. Si un niño llora, está demandando atención por alguna necesidad. Atender a sus llantos no significa que lo estemos malcriando. Al contrario. Cogerá confianza al ver que acudimos a su llamada y entenderá que siempre nos tiene cerca. Es muy importante mantener este vínculo durante los primeros días para que se sienta a salvo y seguro.

3.- No os preocupéis en exceso. Si veis algo inusual en el comportamiento del recién nacido, consultad al pediatra antes de pensar en lo peor.

4.- Prestadle atención a la higiene. Antes y después de cambiarle el pañal, es importante lavarse las manos. Los recién nacidos no disponen de su sistema inmunitario desarrollado a la perfección, por lo que son muy sensibles al contagio de infecciones. Lo mismo que cuidáis vuestra higiene, aseguraos de todo el mundo que manipula al bebé también lo hace.

5.- Conserva los mejores recuerdos. Las primeras semanas del bebé son las más entrañables, pero también las más efímeras. El tiempo vuela y obtener las mejores imágenes de sus primeros gestos es tan importante como recopilarlas en un libro personalizado en el que cuentes su historia. Relatar los sentimientos desde que supisteis de su existencia hasta el momento del parto y sus primeras semanas está al alcance de vuestras manos gracias a El Relato de Tu Vida, un regalo original para padres primerizos. ¡Lo descubrimos hace poco y nos encanta!

6.- Mima a la pareja. La llegada de un niño puede fortalecer el núcleo familiar, pero también es cierto que le quita mucho tiempo a la pareja. Desde la llegada del bebé, el centro de atención va a ser siempre él. La regla básica para que vuestra relación no decaiga por este hecho es mimar a la pareja. Sacad tiempo de donde haga falta para hablar de vuestras necesidades, sentimientos y buscad actividades que podáis seguir haciendo juntos.

7.- Proyectos de familia. En sintonía con lo anterior, es bueno que fijéis un plan común. Al igual que cuando estabais saliendo decidíais juntos la película que ibais a ver o el lugar donde os ibais a casar, pensad cómo queréis enfocar su educación y qué actividades os gustaría realizar juntos, ya sea viajar, ir al parque cada fin de semana o disfrutar de la playa.

8.-Estimulación precoz. Para su buen desarrollo psicomotor es imprescindible estimularles. Hacerles pequeños ejercicios físicos en brazos y piernas de forma suave, hablarles mucho para captar su atención y jugar con ellos para que sean tan felices como nosotros al mirarlos son pequeñas acciones en las que se puede hallar la diferencia en su desarrollo. En el caso de que el niño no esté receptivo, que no quiere jugar ni ser estimulado, no hay que obligarle en ese momento. Podemos adaptarnos a sus necesidades y dejarlo para más tarde.

9.- Sigue tu propia intuición. El ser humano no deja de ser un animal con instintos, por lo que si el niño llora, detectaremos el motivo fácilmente para poder calmarlo y que recupere la paz.

10.- Y la más importante de todas: preparaos para amar a alguien como nunca antes lo habéis hecho. La paternidad es un milagro de la vida. El pequeño es fruto de vuestro amor, son parte de vosotros y os va a necesitar casi tanto como tú a él, por lo que es esencial que se sienta protegido.

(Autor: El relato de tu vida)

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s