embarazo arcoiris

Belly Painting. Un recurso para reforzar el vínculo.

En mi anterior post (puedes leerlo aquí) os hablaba de lo que supone, desde mi punto de vista, estar embarazada de nuevo después de perder un bebé. Como en todo, cada mujer lo sentirá de una manera distinta, y cada situación se puede abordar desde muchos ángulos. Pero si que hay un aspecto que suele ser común, y es la preocupación que puede existir con respecto al vínculo con este nuevo bebé que se está gestando.

Cuando estamos de nuevo embarazadas, no dudamos de que sentiremos por este hijo un amor infinito. Pero puede preocupar el hecho de no vincularse con él durante el tiempo que dura el embarazo. Sentimos miedo de “encariñarnos” y que también muera, porque ya sabemos que eso es algo que escapa a nuestro control y que puede pasar. Así, muchas mujeres temen hablarle, enamorarse de nuevo. La mayoría no anuncian su nuevo embarazo hasta que éste está muy avanzado. Pero los remordimientos y la culpa también suelen aparecer, porque podemos sentir que no le estamos dando a este hijo todo el amor que merece. Es una situación difícil a nivel emocional y en la que nos sentimos incomprendidas por gran parte de la sociedad.

Hoy os quiero traer un recurso precioso para reforzar ese vínculo, para dedicarte un tiempo para ti y tu nuevo embarazo. Os hablo del Belly Painting.

Hace un par de meses, me llegó un mail de Patricia, de Belly Painting Valencia, en el que me decía que podríamos colaborar de alguna manera. Y se nos ocurrió esto. Ella trabaja con las embarazadas en su estudio, les realiza una sesión de pintura en sus incipientes barriguitas (o “barrigotas”), y después hacen una sesión de fotos. Cuando entré en su web, quedé fascinada. El trabajo es espectacular, y el arte y la emoción que transmite es inmenso.

Así que nos pusimos a pensar, y ella recordó que hace unos meses realizó una sesión a una mamá, Mayte, que estaba embarazada de su bebé arco iris. Le pedimos un escrito, y aquí os lo traigo:

Después de la tormenta siempre llega la calma

“El arco iris siempre me ha parecido un fenómeno meteorológico de lo más curioso y bonito, pero desde hace dos años para mí tiene un significado mucho más especial. Desde hace casi dos años somos papás arcoíris. En el 2014 nuestra primera hija Chloe murió, estaba embarazada de siete meses.

A los bebés que nacen sin vida se les llama bebés mariposa. Chloe se puso sus alitas, le dimos sus primeros y últimos besos y se fue directa a su estrella dejándonos un enorme vacío en el alma y sumidos en una gran oscuridad. Recordar su preciosa cara era el único momento de paz que teníamos. Cinco meses después nos llegó su gran regalo, su rayito de luz, de nuevo éramos papás. Y digo éramos porque el amor no empieza con la vida ni acaba con la muerte, desde ese instante nos acabamos de convertir en papás de un precioso arcoíris.

Los bebés arcoíris son los que nacen después de una pérdida, los que devuelven a las familias la luz, la alegría, la esperanza, sin olvidar la tormenta anterior, por lo que hemos pasado.

Fue un embarazo precioso lleno de miedos, no lo voy a negar. Cada ecografía era un infierno. Pero lo disfrute al máximo, hice de todo con mi barriga, fotos, moldes, pinturas…quería tener todo tipo de recuerdos. Así es como conocí a Belly Painting Valencia, ellas me pintaron la barriguita con la temática que más nos podía identificar, el arcoíris. Las fotografías de esta sesión reflejan el amor que sentimos hacia nuestras hijas. Quería compartir con mi niña la felicidad que sentía cada día.

¡Si! ¡De nuevo niña! Ella iluminaba nuestros días y hacía crecer la esperanza, esta vez, todo iría bien. El 5 de agosto del 2015, en el mismo hospital donde su hermana nos dijo adiós, le dimos la bienvenida a nuestro arcoíris, tras un largo parto que acabó en cesárea supongo que por mi bloqueo emocional.

Audrey llegó para quedarse. Y nuestro mundo nada más verle la cara se llenó de color. Esa sensación de pureza, como el olor a tierra mojada cuando llueve… como el brillante arcoíris que se dibuja en el cielo tras una horrible tormenta. Esa es la sensación.

Es el sentimiento que te recorre el cuerpo cuando tienes a tu bebé en brazos, mirándote, y recordé inevitablemente a Chloe… y le di gracias por este maravilloso regalo, porque su tormenta no sólo han sido truenos y oscuridad. Porque su partida nos ha hecho apreciar aún más la vida.

A menudo la gente te dice que con el nuevo bebé podrás superar la pérdida y se equivocan, nunca se supera la muerte de un hijo, sino que se aprende a vivir con ello. Los arcoíris nos ayudan a levantarnos por la mañana con un motivo más para sonreír.

Soy Mayte, mamá de Chloe y Audrey. En el cielo y en la tierra.

Este precioso texto es el relato de una madre que ha vivido la muerte y la vida de sus dos hijas. Y suscribo cada palabra, cada emoción, porque yo también lo sentí así.

Un nuevo embarazo después de una pérdida no es fácil de sobrellevar, pero como veis, hay maneras de disfrutar también de este nuevo proceso con ilusión y entusiasmo, para contrarrestar el miedo, para pelear contra la sombra de la muerte.

Espero que os haya gustado leer a Mayte tanto como a mí, y espero que este recurso que os traigo os pueda dar una idea para vivir plenamente vuestro embarazo arcoíris.

Gracias  a Patricia de Belly Painting Valencia y gracias a Mayte por su enorme colaboración.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s