duelo gestacional y neonatal

Príncipe de las nubes

Esta no es mi historia. Esta es la historia de una madre y su bebé guerrero. una de tantas y tantas historias que acaban y empiezan con la muerte de un hijo, con el desgarro en el pecho…con el corazón roto.

Biel nació hace tres años, envuelto en el miedo, en la incertidumbre. Con la sombra de la muerte pisándole sus pequeños talones. Le regaló a su madre un parto “rápido y fácil”, así lo describe ella, y fue tan fuerte, tanto, que vivió en el mundo extra-uterino durante doce horas.

Conocí a Cristina en un grupo de WhatsApp de esos en los que las madres conseguimos desahogarnos de nuestro día a día, gracias a una amiga en común. Ella estaba embarazada, tenía miedos y dudas puesto que su embarazo no estaba siendo un camino de rosas. El día que nació Biel nuestra amiga, Adriana, nos daba la noticia: “Les han dicho que se despidan, que no sobrevivirá”. Estaban a punto de cumplirse tres años de la muerte de Jael y no me lo podía creer, “esto no le puede estar pasando a ella”.

Pero el destino de Biel estaba marcado, como el de todos, y falleció dejando a su madre deshecha en mil pedazos.

Cristina fue la primera madre que yo acompañé incluso sin haberme formado en ello. Ella y Biel fueron el 80% de mi motivación para aprender más, para dedicarme a esto. Biel me marcó el camino, me lo iluminó, me dio el empujón que me faltaba.

Hoy Biel cumple tres años, y necesitaba escribirle esto, a él y a su mamá.

Quiero darte las gracias Biel, por todo lo que me has enseñado con tu vida y tu muerte.

Porque tienes una madre excepcional, y sin ti jamás hubiera conectado con ella de esta forma.

Ella sigue luchando a diario por ti, por darte el lugar que mereces, por que el mundo no te olvide, por crearse una vida nueva y aprender a vivir sin ti. Aún le cuesta levantarse algunas mañanas, aún te extraña y le duele tu partida, pero se sobrepone por ti y sólo por ti, porque sabe que te gustaría verla feliz.

Necesito decirte que también te pienso a veces, y te imagino con Jael y con Eric jugando en vuestra nube, mirándonos orgullosos cada vez que intentamos cambiar el mundo, juntas.

Y a ti, Cristina, que lo estás haciendo bien. Que se que los días como hoy parece que todo se derrumba de nuevo, que no avanzamos, que todo sigue igual y duele como el primer día. Lo sé, y lo siento. Pero no es cierto: has dado grandes pasos, estás viva, estás recomponiendo tus pedazos. Hoy sólo deja que las lágrimas hagan su trabajo, escóndete bajo la manta si quieres. Hoy es tu “cumple parto”, y tienes derecho a sentirte así. Y que yo jamás soltaré tu mano, siempre estaré aquí para ti. Sólo silba.
Y que si tu no puedes escribir, yo lo haré por ti 😉

Muchas felicidades Biel, príncipe de las nubes.
Muchas felicidades, mamá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s